Dificultades para establecer un Diálogo Político y construir Consensos en el espacio público.

Lince, Rosa María
Abstract:
El diálogo es posible porque objetivamos algo espiritual que puede ser una costumbre o un hábito que se comparte, independientemente de las intenciones de los actores. Entre las manifestaciones de la vida están: 1) el lenguaje en el que expresamos conceptos y juicios que una vez enunciados, se desligan de quien los emitió, de la situación en la que fueron proferidos, ganan autonomía e identidad y quedan sujetos a la actividad de la interpretación por quienes los escuchan; 2) la acción; comprender una acción es determinar para qué se realiza ya que todo tiene una razón de ser cuando se actúa con sentido. Nuestra experiencia, que finalmente es nuestra propia interpretación de algún suceso. La conexión vital que establecemos no es la real en el sentido de original que motivó a un autor, nuestras interpretaciones acerca de las expresiones de otro, contienen más de lo que se produjo en la conciencia del emisor, tiene una conexión ideal que se despliega históricamente en las interpretaciones. En este sentido, el comprender al otro nunca llega a darse totalmente porque se mueve de la determinación de cada expresión a la indeterminación de todas las evocaciones, de la parte al todo y viceversa, sin que el sentido se agote, en relación con la historia, con los cambios de sentido, con una conexión dinámica universal que nunca se consigue totalmente. Cada proceso de comprensión e interpretación permite al hombre tener en el presente toda la historia de la humanidad. La conciencia histórica supone la comprensión del otro. Es un saber colectivo acumulado a partir de interpretaciones realizadas durante generaciones que permite alcanzar un objetivo tratando de no repetir los errores de los predecesores. Debido a la brevedad de nuestra vida, crecemos asimilando la interpretación de otras vidas, sobre todo las mejores o las más intensas. Desde luego que la interpretación tiene sentido porque somos polisémicos, no hay dos seres completamente iguales, por eso establecemos el diálogo con los otros, en el espacio público. Incluso, puede ser que lo que dice una misma persona sea interpretado de varias maneras y todas ellas serán igualmente válidas, dependiendo del diálogo que se haya establecido. El emisor tiene una intención que se debe rescatar, la tarea del intérprete será recuperarla, lo que determina los niveles de validez. Entonces hablamos de verosimilitud más que de verdad y tiene que ver con la posibilidad de hacer realidad una idea en el sentido de su utilidad para resolver cuestiones del presente.
Área(s) temática(s):
Año:
2013
Tipo de publicación:
Paper/Extenso Congresos GIGAPP
Número:
98
Serie:
Congreso Intenacional en Gobierno, Administración y Políticas Públicas
Dirección:
Sede INAP. Madrid, España
Organización:
GIGAPP- IUIOG
Mes:
23-24 Sept.2013
Hits: 5198