Un post de Palmira Chavero
18-agosto-2016

La falta de formación de gobierno en España va camino de convertirse en un claro ejercicio de “pseudopolítica” (Meyer), un proceso retórico en el que unos y otros escenifican un diálogo tras el que se supone habita el diálogo pero que no pasa de ser eso, teatro.

Y así, con ruedas de prensa de Mariano Rajoy que son un insulto al ejercicio periodístico y a la ciudadanía en sí, van pasando los días, las semanas y los meses. Y así, de a poco y con el apoyo de la mayoría de medios de comunicación y de la vieja guardia socialista, van creando un clima en la opinión pública en el que formar gobierno se convierte en la máxima prioridad y la mejor solución para evitar unas “vergonzosas” terceras elecciones. Y así, de la ingobernabilidad y el desprecio, se apuntala un próximo gobierno capitaneado por un partido imputado por corrupción, responsable del deterioro del Estado del bienestar y de una creciente migración de jóvenes formados –entre otros méritos–, un partido que cuenta con el respaldo de 7,9 millones de ciudadanos. Se fue la política, bienvenidos al teatro.

(Nota. Recordemos que no es la primera vez que los políticos españoles nos ofrecen una dosis de “pseudopolítica”, ya en el proceso de negociación del pacto social (2009-2011) vimos cómo alargaron el ‘debate’ durante un año para aprobar las medidas que inicialmente había propuesto el expresidente Zapatero.)

Twitter: @p_chavero

0
0
0
s2sdefault