estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

(c) J.E. Gutiérrez Chávez, 2012

Esta semana escribo estas líneas desde Ginebra, donde me entero que en mi país, el habemus candidatorum definitivo de la troika mexicana para las presidenciales ha marcado en la práctica el inicio de la campaña electoral de este año. Ahí viene nuevamente la vorágine de jingles, comerciales, inserciones pagadas, muros pintados, carteles, banderines, pendones, espectaculares y cuanta faramalla que la "creativa" industria del marketing tiene a bien recetarle a la población en cada elección. Todo ello, claro está, pagado con una aberrante abundancia de recursos públicos que busca ocultar un indecible vacío de ideas.

 

Aunque siendo justos, el fenómeno que describo no pareciera ser exclusivo a México. Aún está fresca en mi memoria la campaña de las pasadas elecciones generales españolas; pareciera imposible abstraerse de la cobertura mundial de las campañas (¡primarias!) estadounidenses que muestran algo similar; igualmente me ha tocado vivir campañas en Rusia, Holanda y Bélgica, que en mayor o menor grado siguen el mismo patrón; ya mejor ni menciono el statu quo en la mayor parte de latinoamérica. Ya se sabe, "mal de muchos...

 

Con este nubarrón en la cabeza, salgo a despejar la mente dando un paseo por la gélida ciudad principal de la Romanía, disfrutando de lo que a todas luces es un paisaje de cuento de hadas. Aquí no veo sonrisas falsas de candidatos, ni poses estudiadas que me miran desde las paredes; no veo logos de partidos, ni consignas ridículas; no hay acoso al electorado, ni se les trata como imbéciles. Empiezo a sentir genuina curiosidad: ¿cómo hacen los políticos ginebrinos para buscar apoyo público?

La respuesta llegaría al arribar a una plaza pública, y después descubriría que el fenómeno se replica en varias plazas públicas esparcidas por la ciudad. Aquí la propaganda política se concentra en una serie de tablones de anuncios donde todas las fuerzas políticas tienen el mismo espacio (aproximadamente unos 1.20 x 0.80 metros) para exponer sus posturas con respecto de la agenda electoral del momento y en donde invitan a la ciudadanía a votar por ellos si comparten su plataforma. Una campaña electoral donde se debaten ideas específicas, donde se discuten acciones precisas, donde los partidos se ubican en posturas concretas, y donde los ciudadanos se informan y votan en consecuencia. Una utopía.




(c) J.E. Gutiérrez Chávez, 2011.

En iberoamérica es común escuchar el lema aquel que nos recuerda que "no somos suizos". Cierto. Pero como también nos recuerda un ya clásico cartón del monero mexicano Paco Calderón, los suizos no siempre fueron como los suizos, de modo que ¿por qué no habríamos de aspirar nosotros a serlo?... Todo empieza por ser un poco mejores ciudadanos cada día y demandar contenido claro y sin ambigüedades en cada una de las participaciones nuestros políticos.

Ginebra, Suiza. 10 de febrero de 2012.

 

 

 


alvaroramirezalujas

Juan Enrique  Gutiérrez Chávez
Investigador Asociado. Grupo de Investigación en Gobierno, Administración y Políticas Pública (GIGAPP)
Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset, Madrid – España

Datos de contacto:

web: http://about.me/juanenrique

 



0
0
0
s2sdefault